Lisboa, el chocolate y el azul.

azulejos-vista-de-lisboaLisboa es una ciudad preciosa aunque la última vez que estuve (el pasado mes de julio) no tuve casi tiempo de sumergirme en su universo azul y sus aires atlánticos que tanto ayudan a comprender su impactante pasado colonial. En ese viaje tenía que centrarme en la II conferencia internacional de CHAM, titulada: Knowledge Transfer and Cultural Exchanges, que se celebraba en la Universidad de Lisboa.

En especial me gustó el paper de mi amiga Diana Carrió: The Count of Peñaranda: Images of diplomatic negociation (1645-1658). Para ilustrar las complejas relaciones entre las imágenes, el arte y la diplomacia en las negociaciones de las paces de Westfalia, Diana nos presentó varias obras del pintor holandés Gerard ter Borch. Entre ellas la de un soldado solitario a lomos de su caballo; un cuadro bellísimo y violentamente romántico. Casi no pude creer que fuera pintado en el siglo XVII. Otra de las obras que nos mostró fue la firma de las paces de Westfalia en Münster. La sala que se muestra en el cuadro se conserva en el ayuntamiento de esta ciudad y se puede visitar. La paz se firmó un 24 de octubre, por lo que dentro de unos días se cumplirán los 367 años del acontecimiento. En el cuadro de Ter Borch aparece Peñaranda junto a un buen número de plenipotenciarios entre los que debía estar el conde de Lamberg, el marido de una de mis embajadoras. Su paso por Münster y Osnabrück y su participación en las negociaciones de paz, además de los contactos que hizo con ministros españoles le valió para ser nombrado embajador del Imperio en Madrid en el año 1653. Lamberg acudió a la capital de la monarquía española con su mujer, Judith Rebecca, y sus hijos entre los que se encontraba Johanna Theresia, la futura condesa de Harrach.

Conmovida por la belleza del soldado de Ter Borch, me quedé mirando el cuadro de las paces de Münster proyectado por Diana y busqué a Lamberg sin resultado… aunque sin duda debía estar allí presente.

En el descanso bajé a tomar pastel de chocolate. Tenía que recuperar energías para presentar mi paper: Chocolate and Quixotes: Imperial Ambassadresses in Madrid and their role as cultural agents in Vienna (1650-1700). Precisamente, el conde de Lamberg y su mujer fueron grandes consumidores de este producto que luego exportaron a la corte de Viena.

A las seis y media de la tarde y con un calor de justicia comenzó mi panel: Sensuality, Courtesy and Devoción: Cultural Exchanges between European Courts (1650-1700). Mercedes Llorente y Rocío Martínez eran mis compañeras.

Esa cultura estilada en la corte de Madrid que las embajadoras del Imperio asimilaron en España y que posteriormente difundieron en el Imperio se componía de objetos, hábitos de consumo, así como de costumbres cosmopolitas y multiculturales a las que no siempre les ‘sienta bien’ el calificativo de ‘españolas’, ya que en cierto modo eran el resultado de una cultura global que confluyó en el Alcázar y sus aledaños. El chocolate era un producto compuesto por productos provenientes de las Indias como las vainillas de Jamaica o el cacao de Caracas, aunque fue en España donde se crearon recetas especiales que luego se exportaron al resto de cortes europeas. Con los búcaros pasaba algo parecido: los barros provenían de Portugal o de América y una vez en Madrid,  se “aderezaban”, es decir, se llenaban con aguas perfumadas elaboradas con recetas italianas, españolas o ítalo-españolas. El producto final era fruto de un elaborado encuentro entre culturas diversas.

En el debate del paper surgieron muchas cuestiones: si el hecho de que fueran mujeres las principales consumidoras y “practicantes” de esta cultura generó algún tipo de contestación; si esta sociabilidad femenina generada en torno al estrado tuvo un carácter hedonista; o cuál fue el significado de la materialidad de algunos objetos, por ejemplo, los libros.

Traté de contestar lo mejor que pude a cada una de las cuestiones: que fueran mujeres las principales difusoras de esta cultura exótica no produjo controversias ni rechazos palpables, pues su condición de nobles y embajadoras siempre estuvo por encima de su condición mujeril. Con respecto al hedonismo, éste siempre estuvo presente en un tipo de sociabilidad de toque intimista en el que las mujeres trataron de evadirse de las melancolías cortesanas estimulando los sentidos -sobre todo el gusto y el olfato- hasta límites insospechados, casi patológicos.

Los objetos en la edad moderna podían tener muchas significaciones. Un objeto era y significaba lo que un particular o una cultura determinada quería que significara. Por ejemplo: un libro, como ahora, podía servir para pasar un buen rato, reír, llorar, rezar, aprender y experimentar, o podía ser utilizado para decorar una estantería, presumir ante una visita o simplemente para ser contemplado. Igualmente podía convertirse en un objeto íntimo si se leía dentro de la cama como los devocionarios de Johanna Theresia Harrach, y en objeto público si se leía en voz alta en una reunión entre amigos. O convertirse en un objeto catártico: El Quijote desencadenó risas terapéuticas.

Y finalmente, un libro también podía ser un objeto ‘vivo’ si así lo quería su dueño, como el volumen de Comedias Escogidas que llegó a manos de la condesa de Harrach; su anterior propietario escribió en la contraportada: “Soy de Francisco Sánchez Mejías, natural de Villacastín”. Para aquel Francisco, su libro le era tan amado que le dio vida propia, como demuestra este particular ex-libris.

Por la noche volví al hotel. Busqué en internet Las paces de Westfalia de Ter Borch y creí encontrar al conde de Lamberg justo detrás de Peñaranda. Su mirada me transportó al siglo XVII, al sabor del chocolate, al perfume de los búcaros. Luego busqué al jinete barroco y pensé: ¿Qué sabría ese soldado solitario de Quijotes y quimeras? Parecía derrotado, cansado de una vida de infortunios y derrotas. Qué distinta debió ser su melancolía a la que pudo sentir Peñaranda o Lamberg. Ellos tenían a mano el chocolate y al Quijote para huir de aquella enfermedad tan cortesana. Pero aquel hombre agotado en su cabalgadura… creo que él no entendía de esa pesadumbre susceptible al hedonismo, la suya era distinta, más profunda, casi irremediable… una melancolía que Ter Borch supo captar. ¿Acaso no será el pintor de las tristezas barrocas?

Al día siguiente, Lisboa amaneció azul.
De ratificatie van de Vrede van Munster

Johann_Maximilian_von_Lamberg_(1608-1682)IMG_0475IMG_0450

Gerard-ter-Borch-Man-on-HorsebackBodegón_con_servicio_de_chocolate_-_Museo_del_Prado

Para saber más:

Proyecto de invetigación de Diana Carrió-Invernizzi: Redes diplomáticas y encuentros culturales en la monarquía hispánica (1500-1700). Web: https//rediplo.hypotheses.org.

Bianca Lindorfer: “Aristocratic Book Consumption in the Seventeenth Century: Austria Aristocratic Book Collectors and the Role of Noble Networks in the Circulation of Books from Spain to Austria”, en Natalia Maillard Álvarez (ed): Books in the Catholic World during the Early Modern Period, Leiden-Boston, Brill, 2014.

Bianca Lindorfer: “Las redes familiares de la aristocracia austriaca y los procesos de transferencia cultural: entre Madrid y Viena, 1550-1700”, en Bartolomé Yun Casalilla (ed): Las redes del Imperio. Élites sociales en la articulación de la monarquía hispánica, 1492-1714, Madrid, Marcial Pons Historia, 2008, pp. 261-288.

La rosa de Terezín

Durante el transcurso de una entrevista, Helga Weiss, una señora checa de 86 que pasó tres años de su infancia presa en varios campos de concentración, respondió de manera bastante breve a la pregunta: “¿Qué le hace feliz en la vida?”. La afable anciana acertó a decir: “Tener familia y amigos”, acto seguido unas lágrimas de emoción asomaron a sus ojos. Helga es conocida por el diario que escribió durante su cautiverio en Terezín y por los dibujos que allí realizó, estremecedores testimonios gráficos de lo que nunca debió suceder. Su padre, que moriría gaseado, le dijo: “Pinta lo que veas”, y Helga obedeció.

Terezín es un pueblo de la República Checa que se encuentra a una hora de autobús de Praga. Fundado por la emperatriz María Teresa en el siglo XVIII, se compone de dos fortalezas militares: una grande donde los soldados se agrupaban en diversos cuarteles repartidos en los alrededores de una gran plaza, y otra pequeña que sirvió en la época de prisión militar. Allí fue a parar en 1914 Gavrilo Princip, perpetrador del atentado de Sarajevo. Princip falleció cuatro años después de su encarcelamiento tras  amputarle una pierna por gangrena. Por aquel entonces la fortaleza grande albergaba un pueblo más o menos normal donde vivían civiles y militares. Unos años más tarde, concretamente en 1941, Terezín y sus dos fortalezas pasaron a engrosar la larga lista de puntos negros del nacionalsocialismo.

Tras ocupar la República Checa y convertirla en el Protectorado de Moravia y Bohemia, los nazis iniciaron las deportaciones en masa de judíos y eligieron Terezín para crear un gueto “modélico” en el sentido más irónico de la palabra, porque los nazis utilizaron el pueblo para representar una esperpéntica pantomima con motivo de una visita de la Cruz Roja Internacional; incluso filmaron un video propagandístico donde se obligó a sonreír a niños y adultos con promesas vanas de libertad.

Pero Terezín distaba mucho de ser lo que la Cruz Roja, inocentemente, o quizás no tanto, se “tragó”. Las familias vivían separadas; niños, hombres y mujeres estaban sometidos a trabajos forzados, las condiciones sanitarias eran inexistentes: el tifus campó a sus anchas y una aguda encefalitis se llevó a la tumba a cientos de prisioneros. 17000 personas llegaron a malvivir a la vez en Terezín cuando el pueblo estaba preparado sólo para 7000. Helga Weiss pasó en Terezín 3 años hasta que un día le hicieron subir a un tren atestado de mujeres y niños como ella (tenía 14 años) con parada en Auschwitz. Antes de abandonar aquel pueblo-prisión, Helga entregó sus dibujos y su diario a su tío. Él lo escondió entre las paredes de uno de los cuarteles de Terezín hasta el final de la guerra. Gracias a este gesto, el testimonio de esta niña ha llegado hasta nuestros días. De los 15000 niños que salieron de Terezín en diferentes transportes con destino al infierno, sólo 100 regresaron y Helga fue uno de ellos. 

Quizás los lector@s se pregunten qué tiene que ver toda esta historia de Terezín y los dibujos de Helga con las embajadoras del Imperio en el siglo XVII. Pues resulta que tiene que ver y mucho…

El verano pasado andaba yo buscando la biblioteca de la condesa Johanna Theresia von Harrach, embajadora del Imperio en Madrid entre los años 1673 y 1676. Sabía que en su testamento, Johanna había dejado sus libros en castellano a su hija Josefa. Josefa sabía hablar, leer y hasta cantar en español; lo que animó a su madre a legar aquella colección a su primogénita.

Josefa recibió aquellos libros en 1716 cuando su madre falleció. Como estaba casada con el conde de Kuenburg, familia originaria de Salzburgo pero con importantes propiedades en la República Checa, la colección fue a parar a uno de sus palacetes checos: Mladá Vozice, donde Josefa debió residir algún tiempo. En aquel elegante edificio fue descubierta biblioteca a finales de los cincuenta del siglo XX. Lo más llamativo de aquella biblioteca recién descubierta fue el manuscrito de la obra de Calderón: Eco y Narciso, firmado por el mismo autor. Todo un hallazgo.

En el año 2005, Robert Archer fue a Malá Vozice a estudiar la biblioteca. Realizó un estupendo inventario de las obras y publicó un capítulo con los resultados de sus investigaciones en el que indicaba que las obras tenían ex-libris. Yo quería ir a toda costa a Mladá Vozice a ver esos libros. Pregunté entre mis contactos checos y me dijeron que la biblioteca ya no estaba en el pequeño palacete de la familia Kuenburg sino en un pueblo llamado Terezín (Theresienstadt en alemán) del que yo nunca había oído hablar. Desde entonces hasta ahora he estado dos veces en Terezín.

Mi primera visita a Terezín fue en noviembre el año pasado y me acompañaba una amiga. Quedamos con el bibliotecario de Terezín en la estación de autobuses. Yo ya me había documentado y sabía que el pueblo tenía al lado un campo de concentración y, efectivamente, antes de llegar al pueblo apareció ante nuestros ojos un gran cementerio delante de una pequeña fortaleza. El autobús sin embargo se metió en otra fortaleza más grande, donde estaba el pueblo. Bajamos en una  gran plaza que estaba completamente vacía. La atravesamos junto al bibliotecario y éste nos explicó que el gran edificio que teníamos al lado era un sanatorio donde estaban internos enfermos mentales… vaya, qué triste, pensé. Seguimos adelante y llegamos a un edificio completamente renovado donde se encontraba la biblioteca. El bibliotecario nos dejó subir a las dos hasta el depósito. Recorrimos largos pasillos recién pintados y nos subimos a un ascensor modernísimo que hablaba y todo -“primer piso”- decía, -“segundo piso”- etc.. se abrió el ascensor y nos metimos en una habitación donde estaban todos los libros en estanterías móviles. Llevábamos una larga lista y el bibliotecario, pacientemente, nos sacó todos los libros pedidos, los puso encima de una mesita con ruedas y nos acompañó a la sala de lectura que estaba en el entresuelo. La sala era estupenda, toda nueva y con mesas grandes. Además podíamos hacer todas las fotos que quisiéramos. ¡Estupendo!

Mi amiga y yo no podíamos estar más contentas. Empezamos a ojear los ejemplares, a cual más interesante: allí estaban los manuscritos de las obras teatrales de Calderón, encuadernadas en ediciones de lujo que sólo una mujer como la condesa de Harrach podía haber atesorado. Los títulos de los impresos no eran menos importantes: 53 libros de los cuales 27 eran devocionarios, vidas de santos o de tema religioso; 6 de literatura española: dos Quijotes de Cervantes (1647 y 1671), el Poema Trágico de Céspedes y Meneses, un poemario de Sor Juana Inés de la Cruz, El Parnaso de Quevedo y un epistolario de Santa Teresa. Además, tenía había una Descripción del mundo y un libro del Juego de Damas. Pero lo más fascinante eran las 186 obras de teatro español repartidas en 15 tomos. Una biblioteca como aquella en ese pueblo… era increíble. En uno de los ejemplares apareció una hojita seca… frágil, menuda, pero centenaria. Me inspiró respeto, apenas la toqué.

Hicimos un descanso para comer, llevábamos un par de bocadillos y salimos a la plaza a comérnoslos. La plaza estaba vacía… bueno, vimos pasear a un par de locos que hablaban solos. Seguimos comiéndonos nuestros bocadillos. Era noviembre y hacía frío pero estábamos tan contentas con nuestro descubrimiento que  ni nos enteramos de la adversa climatología. Eso sí, nos acercamos a tomar un café a una cafetería que había detrás un edificio que ponía “Memorial” y que adivinamos que sería algún museo dedicado a los judíos del campo de concentración cercano. Entonces no sabíamos que el pueblo también había sido gueto-prisión. La cafetería era coqueta, pequeña y agradable, nos dieron un buen café con leche acompañado de una galletita envuelta en papel transparente con una notita en la que ponía que había sido elaborada por los internos en el manicomio del pueblo; junto a la nota había una foto del enfermo que había hecho la galleta. “Qué tierno”, pensé en ese momento. El café nos sentó de maravilla, estábamos muy animadas. Volvimos con los libros a terminar la tarea.

A eso de las cinco de la tarde, recogimos nuestras cosas, salimos del edificio y regresamos a la plaza de Terezín para coger el autobús de vuelta a Praga. Fue entonces cuando me fijé en una rosa, una única rosa que valientemente había salido en aquella desoladora plaza. Me pareció hermosa… qué curioso, una rosa solitaria en medio de un paraje tan estéril y en pleno mes de noviembre… Le hice una foto. Al poco llegó el autobús. Nos subimos, vimos alejarse la fortaleza grande, luego el cementerio que precedía a la fortaleza pequeña. Se fueron sucediendo los campos invernales y llegamos a Praga contentas y satisfechas; yo un poco intrigada por el extraño ambiente de Terezín… aquellos edificios destartalados, la plaza fantasmagórica, la casa donde ponía “Memorial”, y ese extraño sanatorio donde se hacían galletitas para acompañar el café. Bueno, volveré, me dije. Aún me quedaban libros por consultar.

Mi vuelta a Terezín ha sido este pasado mes de mayo. La historia se repitió: fui a la estación de autobuses (esta vez no me acompañaba mi amiga). Cogí el autobús con el bibliotecario, llegamos a Terezín y atravesamos la plaza. Esta vez había más gente. En el autobús había turistas que había venido a visitar el campo y el pueblo. Entramos en el edificio donde se almacenaban los libros. Le dije al bibliotecario que el sitio estaba estupendamente restaurado y me respondió que había sido un antiguo cuartel del siglo XVIII donde habían vivido soldados. Pasé la mañana con los libros: esta vez estuve estudiando varios devocionarios minúsculos que la condesa leía en la cama antes de levantarse o al acostarse. Me encantaron…Volví a revisar las obras de teatro, La vida de Magdalena de Pazzis que había pertenecido a la madre de Johanna, y los dos Quijotes. También me detuve a contemplar y medir el señalador de libros que la propia condesa había fabricado para no perderse en sus ratos de lectura.

Terminé pronto y me fui a comer a la plaza una ensalada empaquetada que había comprado en la estación de Praga. La plaza estaba más concurrida que la vez pasada: una pareja de turistas americanos entrados en años pero muy ágiles se sentaron en un banco cercano al mío. -“Esos han venido a ver el campo de concentración”- pensé. En medio de la plaza un grupo de estudiantes de instituto hacían sus gamberras habituales: -“Esos han venido a visitar el campo con sus pobres profesores, pero no sé qué hacen en el pueblo tanto rato”. Por delante de mí pasó una mujer toda despeinada, vestida con una especie de bata y zapatillas de andar por casa. Iba hablando sola.

Faltaba hora y media para que saliera el autobús. Estaba sola y cuando uno está solo está más propenso a la melancolía. Entonces tuve la “feliz idea” de visitar mejor aquel extraño pueblo. Me acerqué a un edificio que estaba en frente del sanatorio: en un cartel ponía que allí se habían ensayado los conciertos celebrados por los judíos de Terezín. Sabía que el gueto había tenido cierta vida cultural: teatro y conciertos, pues allí se habían concentrado familias de intelectuales, músicos y literatos. De ahí me fui al edificio donde ponía Memorial y entré. Era un museo del gueto de Terezín. Pasé a la primera sala: dibujos de niños por todas partes. Oh! terrible. La mayoría de esos niños habían acabado gaseados en Auswitz. Me empecé a sentir mal pero seguí visitando el museo: muñecos de aquellos niños, libros infantiles, fotografías del horror nazi… fui rápido. No es que no estuviera ducha en estos temas (ya conocía el campo de Mauthausen) pero es que los dibujos de esos niños… me provocaron la náusea. Salí algo perturbada del museo. La entrada me valía también para visitar la fortaleza pequeña, donde estaba el campo de concentración y la prisión. Me dirigí hacia allí. Estaba lejos, tenía que salir del pueblo y atravesar la carretera. Hacía un calor inusitado para esa época del año… como de agosto. Me costó llegar. Pasé delante del cementerio y entré en el campo, a la izquierda estaba rotulada aquella terrible frase que daba entrada a todos los campos de concentración. Pasé por debajo del macabro cartel: allí estaban los barracones, descuidados… horrorosos. También las celdas del siglo XVIII, en una de ellas había muerto Gavrilo Princip. Todo era calor, polvo, telarañas… hice algunas fotos. Había mucho que ver pero no quise ver más. Salí medio corriendo… los dibujos de los niños me habían dejado muy afectada.

Volví a la plaza, quedaba un ratito para que saliera el autobús y se me ocurrió buscar la rosa que había visto en noviembre; busqué, busqué… pero no estaba… -“Qué pueblo tan extraño éste donde no florecen las rosas en mayo… ¿Qué habrá sido de esa valiente rosa que se había atrevido a salir en noviembre cuando yo estaba tan contenta de haber encontrado la biblioteca de la condesa de Harrach?”-. La rosa de Terezín había desaparecido. Eso me dejó aún más triste. Regresé a Praga alterada, nerviosa, con un cansancio que no podía achacarse al día de calor o al trabajo. Había visto la parte más oscura de Terezín. Ahora sí que no podía entender por qué habían puesto allí un hospital para enfermos mentales. Me estremecí. Terezín está impregnada de sufrimiento. Decidí leer el diario de Helga Weiss y me enteré de lo que había sido aquel pueblo. Entendí por qué las rosas son reacias a florecer en aquella plaza. Pero yo había visto una en noviembre…

Esa rosa que en mayo ya no estaba significa para mí muchas cosas.

Resulta grotesco que la valiosa biblioteca de la condesa de Harrach con obras maestras de la literatura española que fueron escritas para divertir a sus lectores y reír a carcajadas (como las comedias de Calderón o El Quijote de Cervantes), estén atesoradas en un lugar cargado de dolor y donde la locura aún atraviesa sus calles…

Aquella rosa invernal simboliza para mí la belleza de la biblioteca de la condesa de Harrach y la valentía de Helga Weiss.

Durante la época en la que Terezín fue un execrable gueto dirigido por los nazis, los judíos allí recluidos trataron de encontrar maneras de ser libres, de sentirse seres humanos. Los habitantes organizaban conciertos, escribían poemas, declamaban sobre escenarios teatrales; los niños dibujaban, pintaban y escribían diarios. No, el trabajo no les hacía libres, lo que les hacía libres era el arte. El arte que ahora ha vuelto a Terezín con el genio de Calderón y la pluma de Cervantes, literatura barroca que quizás logre equilibrar la amargura de su pasado.

Sí, la memoria debe permanecer viva… la memoria de Helga, pero también la memoria de los libros de la condesa de Harrach. Quién me iba a decir que el destino de una embajadora del siglo XVII se cruzaría con el de una niña que vivió el horror nazi. Espero que en noviembre las rosas vuelvan a crecer en Terezín. Dos mejor que una. Por Johanna y por Helga.

IMG_0628IMG_0609IMG_0515IMG_0436IMG_0630IMG_0475IMG_0448IMG_0440IMG_0435IMG_0335

Agradezco mucho a Pavel Marek su ayuda en la búsqueda de esta biblioteca. Mis agradecimientos también al bibliotecario Radim Němeček y a la investigadora doctora Jaroslava Kašparová. Y por supuesto al profesor Robert Archer que me mandó su publicación sobre esta biblioteca y me mandó toda la información sobre el contenido de la misma, ver: Robert Archer: “Dos bibliotecas españolas de mujeres en Bohemia (siglos XVI y XVII)”, en: Dones i literatura: entre l’Edat Mitjana i el Renaixement / coord. por Ricardo Bellveser, 2012, págs. 831-912.

Recomiendo también: Robert Archer, Jaroslava Kašparová y Pavel Marek (eds): Bohemia hispánica. Fondos españoles de los siglos XV a XVII, Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, Barcelona 2013.

Helga Weiss: El Diario De Helga. Testimonio De Una Niña En Un Campo De Concentración, Sexto Piso Realidades, 2013.

Mis embajadoras viajan a Berlín….

2015-03-26 10.47.55 Berlín… una cuidad en la que el pasado planta cara al futuro, aunque éste le gana el pulso con creces…, una ciudad que exhibe sin tapujos las miserias que la aquejaron convirtiéndola en cenizas y que ahora bulle llena de energía nutriéndose de un espíritu cosmopolita que no se puede encontrar en ninguna otra capital europea ¿O acaso Londres le hace competencia?, sí, esa Berlín cuyo muro opaco y gris vi caer por la tele cuando tenía diez añitos… luce ahora colorida como los paneles que ahora decoran los vestigios del telón.

Como para no adivinarlo, Berlín fue la ciudad elegida por la Renaissance Society of America para celebrar su 61 reunión anual. La sede: el edificio central de la Universidad Alexander von Humboldt, (y sus edificios adyacentes porque ¿dónde meter si no a 2300 personas?). Todo al ladito de la isla de los Museos, donde en pocos metros cuadrados se concentra la mayor cantidad de maravillas arqueológicas que he visto en mi vida.

Participar en una de las reuniones de la RSA es toda una experiencia. Esta era la segunda ocasión en la que asistía, la primera fue en Venecia y la fama laberíntica que tiene la ciudad hizo de las suyas…, lo digo porque me perdí un montón de veces; en Berlín, localizar las salas e ir de un panel a otro corriendo fue más sencillo pero no menos cansado. Lo primero que sorprende en este congreso es la cantidad de gente ¿De verdad todos van a hablar en estos tres días? ¿Tanta gente estudia sobre el Renacimiento? Bueno, para ellos el Renacimiento va desde 1300 (o antes) hasta (si me apuras) casi principios del XIX…, algo que se agradece porque así quepo yo con mis historietas de finales del siglo XVII; además puedo deslizarme al siglo XVIII con margen de error e incluso poner imágenes en el power point de nobles austriacas con pelucas a la francesa a lo Luis XIV (puse una imagen de la condesa de Harrach muy aparente).

Me tocó hablar el jueves por la tarde. La fecha y la hora que me asignaron me parecieron muy bien: el primer día (así me lo quitaba de encima) y además por la tarde, de este modo me daba tiempo a ponerme las pilas con el inglés, refrescar vocabulario y hacerme al acento americano. Perfecto.

Mi paper se titulaba: “The ambassadress and her husband: marriage and embassy in the court of Madrid (1650-1700)” y en él traté de demostrar cómo los matrimonios de embajadores del Imperio en Madrid en la segunda mitad del siglo XVII actuaban como una Arbeitspaar o pareja de trabajo. Para ello presenté el concepto de Arbeitspaar formulado por la magnífica Heide Wunder en su obra: Er ist die Sonn’, sie ist der Mond. Frauen in der Frühen Neuzeit, que salió a la luz en el año 1992. Según Wunder, el matrimonio y la familia se convirtieron a finales de la edad media en unidades de producción independientes en la economía preindustrial gracias a dos cambios económicos fundamentales: la profesionalización y la especialización en el trabajo. Estas dos transformaciones provocaron que la economía se reorganizara en hogares independientes de artesanos, mercaderes y campesinos, cuya forma de vida era el matrimonio y la familia. La Arbeitspaar se convirtió en el alma de estas “empresas” familiares. En consecuencia, las mujeres trabajaban en el sentido productivo del término. Wunder se ocupó principalmente de las mujeres de artesanos aunque mencionó también el trabajo de monjas y mujeres de la nobleza. Katrin Keller ha usado el concepto de Arbeitspaar para explicar las estrategias de poder usadas por archiduquesas, princesas y reinas en los siglos XVI y XVII.  Katrin Keller me sugirió que utilizar el concepto para los matrimonios de embajadores. Dicho y hecho: la idea de mi paper era aplicar el concepto-categoría de Arbeitspaar a los matrimonios de embajadores del Imperio que ocuparon la embajada de Madrid en la segunda mitad del siglo XVII.

Los matrimonios formados por embajador y embajadora (un título que no comportaba el cargo pero que, gracias en parte a su “indefinición”, garantizaba un cierto -cuando no legítimo-margen de maniobra a las llamadas “embajadoras”) no fueron ajenos a los cambios económicos que afectaron a las formas de producción en la Europa moderna. El funcionamiento económico de muchos matrimonios de artesanos resulta en cierto modo comparable (salvando las distancias sociales y de rango) a los matrimonios de la nobleza. Los nuevos discursos del matrimonio auspiciados por el Humanismo y la Reforma, pero también por la Contrarreforma -pues se tiende a pensar que sólo Lutero sacralizó moral, económica y socialmente el matrimonio- impactaron sobre los esposos y esposas nobles del siglo XVII. La idea de un matrimonio conformado por esposo y esposa basado en la fidelidad y el compañerismo (metas ideales, todo hay que decirlo) también llegaron al Imperio y sur de Europa, y no sólo al centro-norte protestante. Para muestra un botón: nuestro archiconocido conde de Pötting mandó hacer dos retratos, uno de él y otro de su esposa mientras desempeñaba su embajada,  al estilo -suponemos- de los retratos complementarios que hizo Frans Hals del matrimonio holandés Coymans en 1644.

Pero no nos detendremos aquí en representaciones pictóricas o en análisis de economía marital. Mi paper trataba más bien de aproximarse a la relación conyugal establecida entre los esposos y a las estrategias diplomáticas ligada a ella. El primer problema que se encuentra un historiador/a seri@ es la documentación. ¿Dónde encontrar esa “relación”? y, si hay documentación que la describa, ¿cómo interpretarla? ¿Cómo estudiar una relación conyugal de un matrimonio de embajadores del siglo XVII? Bueno, mi objetivo no era responder a todo pero sí aproximarme a posibles respuestas.

Las fuentes son la documentación más íntima producida por el matrimonio; bien intercambio de cartas, bien ego-documentos en los que se hablara del cónyuge. Partimos de que lo íntimo también es (o puede ser) político, como ya dijo Foucault. Una vez que tenemos seleccionadas las fuentes (diarios, cartas, o diarios-cartas como las Tagzettel) el siguiente paso es analizar los discursos y el lenguaje utilizados teniendo en consideración los protocolos y convencionalismos propios de la escritura de cartas y diarios en la edad moderna; pues no todas las expresiones de “amor” y “amistad” pueden ser leídas literalmente, ni atribuírseles significados actuales (aunque tampoco, y esto es importante, hay que despojarlas de todo sentimiento).

Bien, el análisis del lenguaje y los discursos en este tipo de documentación permite hacerse una idea de cómo funcionaba el matrimonio de embajadores como Arbetispaar en el terreno diplomático. En los diarios del esposo-embajador, la embajadora-esposa aparece continuamente; registrándose, al menos, tres tipos de movimientos que ella realizaba: movimientos en solitario (visitas a otras mujeres, a palacio a ver a la reina, o a hombres, fundamentalmente clérigos o embajadores de reinos vasallos del Imperio); movimientos con su marido: paseos con conversación incluida, visitas a iglesias o asistencia al teatro, actividades que reforzaban sus vínculos maritales tanto políticos como emocionales; movimientos simultáneos y complementarios: mientras ella iba a palacio, él descansaba en el campo o viceversa…

Los diarios también revelan que las embajadoras-esposas dedicaban poco tiempo a lo que ahora entendemos como doméstico y que sus esposos-embajadores también eran, como decía la condesa de Harrach: “buenos caseros” (a veces mejores que ellas). La maternidad no era un problema estas embajadoras: tras parir guardaban cuarentena y luego se “reincorporaban al trabajo”.

En las cartas intercambiadas entre los esposos el discurso de la buena esposa y el buen esposo se mezclan con un lenguaje irónico, sarcástico, incluso descarado de algunas embajadoras, las cuales juegan continuamente con sus múltiples identidades esposa-embajadora-madre-prima-noble para favorecer los objetivos diplomáticos y sociales de la Paar. Siguiendo el mismo patrón, los embajadores acentuaban su rol de esposos con el objetivo de beneficiarse de las mercedes, cargos y prebendas que su esposa le pudiera reportar. En ocasiones, la pareja recibía órdenes “en plural”, lo que indica que ambos debía cumplir esa determinada misión “juntos”.

Ciertamente, la documentación revela que el matrimonio de embajadores se repartía las tareas y trabajaba conjunta cuando no simultáneamente; aunque no nos confundamos, su estrategia no se regía por la “igualdad” sino más bien por el “equilibrio”. La principal conclusión de mi paper fue que el matrimonio de embajadores formaba un equipo de trabajo productivo en el ámbito diplomático. En consecuencia, la relación conyugal entre el embajador y su esposa no puede considerarse simplemente de dependencia o subordinación de la esposa con respecto al “embajador”, sino que la relación entre ambos era mucho más compleja y debe empezar a mirarse desde la perspectiva de la colaboración y la interdependencia entre cónyuges.

Todo esto lo expliqué el jueves 26 de marzo. El viernes, aprovechando la pausa de la comida, me escapé con una amiga a visitar el museo donde está Nefertiti. Las dos queríamos ir directamente a verla sin tener que vagabundear por todas las salas porque no teníamos mucho tiempo, sin embargo una vigilante del museo con cara de pocos amigos nos “obligó” a visitar  previamente las estancias adyacentes; supongo que el objetivo de hacernos dar esa vuelta era que no se concentrara mucha gente en la sala de la famosa esposa de Akenatón. El caso es que la señora me hizo un favor porque atravesamos una serie de salas donde se exponían esculturas egipcias de matrimonios. Ante mis ojos desfilaron decenas y decenas de posibles “Working couples” de la antigüedad. Sin querer caer en anacronismos, me hice a mi misma muchas preguntas: ¿Quién sabe por qué estos matrimonios fueron así representados: de igual tamaño el esposo y la esposa, uno al lado del otro como un verdadero equipo de dos, acaso un equipo de “trabajo”? Estaba fascinada. Y es que siempre se cumple eso de que cuando tienes una cosa en la cabeza, te encuentras en cada esquina con algo relacionado con eso.

Y por fin: ¡Nefertiti!!!! contemplarla fue algo emocionante, impactante. Allí estaba, con sus arruguitas y todo, con las orejas medio rotas y sin un ojo pero aún así inmensamente, inexplicablemente hermosa. Sí, su belleza es aterradora. Imponente.  Con su único ojo mira hacia el infinito, desafiando al tiempo con arrogancia pero con no menos dulzura. A su alrededor hay muchas medidas se seguridad pero creo que nadie, absolutamente nadie, se atrevería a tocarla. Y si alguien lo hiciera creo que “algo” se lo impediría, porque Nefertiti inspira un respeto ancestral…

Tras contemplarla, parece imposible no creer que formó una Arbeitspaar con su marido Akenatón. Ella fue el broche ideal para cerrar mi intervención en Berlín.

Bibliografía:

-Katrin Keller: “Mit den Mitteln einer Frau: Handlungsspielräume adliger Frauen in Politik und Diplomatie”, Billard von Thiessen, Christian Windler (Hg.): Akteure der Aussenbeziehungen. Netzwerke und Interkunturalität im historischen Wandel, Böhlau,  Wien, 2010. Agradezco mucho a Katrin Keller que me informara sobre la obra de Heide Wunder (y en concreto sobre la expresión “Arbeitspaar”), para mi proyecto IEF Marie Sklodowska-Curie 2014, que empecé en abril de ese año.

  • La propuesta de paper para este congreso fue enviada a la organización del mismo el 01.06.2014.

– Nakamura Toshiharu (ed): Images of Familial Intimacy in Eastern and Western Art. Brill, 2014.

– Heide Wunder: Er ist die Sonn’, sie ist der Mond. Frauen in der Frühen Neuzeit. C. H. Beck, München 1992.

A nivel informativo y fuera de la bibliografía (ya que no ha influido en mis investigaciones), quiero indicar que Lars-Dieter Leisner está realizando  una tesis doctoral sobre Arbeitspaar y diplomacia en la Universidad de Viena. Leisner presentó este proyecto el 11.04.2016.    

 

La villa Schifanoia y el castello di Sezzate, dos bellos lugares para hablar de embajadoras

Villa SchifanoiaFlorencia es una de las ciudades más bonitas que conozco, aunque a veces los precios de algunos lugares del centro y el exceso turistas le restan algo de encanto. En ese sentido, yo soy una turista más que consume cerca de los Uffizi o de la Galería de la Academia, así que seguramente aporto mi granito de arena a eso de “afear” (si esto es posible) un poquito la bellísima Florencia. Este ha sido mi cuarto viaje a esta joya del Renacimiento. El primero fue de placer y los otros dos por trabajo. Esta vez también ha sido así. Tenía que presentar la ponencia titulada: Between discourses and practices: Imperial Ambassadresses in Madrid (1650-1700) en el III Splendid Encounter: Diplomats and Diplomacy in Early Modern World (1400-1800), en la Villa Schifanoia, sede del Departamento de Historia y Civilización del European University Institute (EUI).

Una de las cosas que más me gusta de los congresos y seminarios es reencontrarme con amigos a la par que conocer gente nueva. En un trabajo tan solitario como es la investigación, socializar compartiendo temas y pasiones (además de muchas risas y alguna que otra preocupación por el futuro) se convierte en algo sumamente placentero y satisfactorio. La parte social de los congresos tiene algo de catártica y motiva mucho, pero que mucho mucho… , por eso es siempre recomendable acudir a estos eventos aunque ciertos organismos que tod@s conocemos se nieguen a reconocer su valor (científico y emocional a un tiempo). Como me comentaba una buena amiga en el ratito del café, la villa Schifanoia, tiene un no sé qué que favorece el intercambio de ideas. La villa, sus salas, sus vistas y jardines distraen pero también inspiran y fomentan la creatividad. Además, a las sesiones acuden siempre doctorand@s muy preparados que aportan frescura y dinamismo a los debates. Así da gusto. No voy a hablar del tema de mi paper (lo escribo así porque queda mejor que traducirlo literalmente y poner “papel”). La razón es que ya he publicado el resumen y sería aburrido volver a ponerlo aquí, pero sí que quiero responder mejor a las preguntas que me hicieron mis compañer@s (bueno, de las que me acuerdo). Haré un resumen de las respuestas para no alargarme mucho.

Una de las cuestiones que me plantearon al principio fue cuándo se empezó a utilizar el título de “embajadora” en la edad moderna. Según Charles Moser, lo empezó a usar la condesa de Olivares, madre del famoso valido de Felipe IV y esposa del por aquel entonces embajador en Roma. Cuando nació su primer hijo varón en 1587, el Papa Sixto V le otorgó el título de Signora Ambassiatrice. Esta titulación -que no comportaba el cargo- se generalizó en el siglo XVII haciéndose más notoria en la segunda mitad de siglo. Aunque, como bien apuntó mi compañera de panel, el nombre de “embajadora” referido a la mujer del embajador lo podemos encontrar en la documentación mucho antes de 1587. En este caso como en tantos otros, las prácticas se adelantaban a los discursos… uno de los temas de mi paper.

Durante la discusión surgió otra pregunta ¿Provocaba controversia el hecho de que una mujer fuera “embajadora”?  ¿Generaba algún tipo de crítica o contestación el género femenino de las embajadoras o, dicho de otro modo, el que las embajadoras fuesen mujeres?  La cuestión es clave ya que nos remite a la recurrente y eterna pregunta del verdadero papel del género en la Edad Moderna. En mi opinión, el género en el mundo cortesano era plástico y flexible, se adaptaba a las circunstancias mezclándose con otras categorías como la posición social. El género estaba siempre presente pero no era determinante, lo que no quiere decir que el género no tuviera sus límites porque los tenía: aquellas embajadoras que mostraban su influencia y capacidades políticas en público o de manera demasiado ostentosa, podían ser duramente criticadas y hacer peligrar la misión de sus esposos. Por eso, las embajadoras solían “aconsejar” y ejercer su influencia en privado. El poder político de estas mujeres era conocido, hasta cierto punto admitido o tolerado; incluso reconocido… el género en la corte a veces se hace más patente y otras se muestra más velado, en ocasiones “salta” anulando cualquier otra categoría para sumergirse después “ahogado” por la jerarquía social o las habilidades personales.

También me preguntaron si había manuales de embajadores publicados en Europa del norte que hablaran sobre las esposas de los embajadores. Tengo que aclarar que en mi ponencia hablé de dos manuales escritos en español publicados en la primera mitad del siglo XVII: El embaxador del conde de Roca, publicado en Sevilla en 1620 y Advertencias para reyes, príncipes y embajadores de Cristóbal de Benavente y Benavides, publicado en 1643. Mi respuesta fue que sí, el holandés Abraham de Wicquefort en su tratado L’ Ambassadeur et ses foctions, publicado en La Haya en 1682, trató el tema aunque no de manera tan específica y directa como lo hicieron el conde de Roca y don Cristóbal de Benavente. Resulta sumamente interesante observar cómo, décadas antes de que el reputado Wicquefort redactara su famoso “espejo” de embajadores, dos teóricos de la monarquía hispánica hubieran reflexionado ya sobre el tema de las mujeres de los embajadores. Creo que esta prematura preocupación por las embajadoras en el mundo hispánico demuestra el gran desarrollo del aparato diplomático de la monarquía española en la segunda mitad del XVI y principios del XVII. Hay que recordar que los tratados del conde de Roca y de don Cristobal de Benavente se tradujeron a diversas lenguas y se convirtieron en verdaderos best sellers.

Tras el debate, pude pasear por los jardines de la villa. Tengo que reconocer que siempre acabo muy cansada cuando acaba un seminario, así que ese paseíto y el sol (que calentaba) me sentaron de maravilla. Y después de la belleza de la villa Schifanoia nos esperaba el castello di Sezzante, una fortaleza llena de encanto que perteneció a la familia Guardi y que ahora tiene el privilegio de estar en manos de un mecenas del siglo XXI. Este señor, muy amable y elegante, tras acudir al seminario y participar activamente en los debates, nos invitó a todos los participantes a cenar en su castillo. La experiencia de sentarme a la mesa bajo lámparas-candelabro en un pétreo salón medieval fue muy especial y más sabiendo que el dueño de aquel lugar es de Viena, la ciudad en la que actualmente resido. Un castello toscano de un vienés… ¿Qué mejor lugar para clausurar mis pensamientos sobre las embajadoras del Imperio?

Abraham de Wicquefort
Abraham de Wicquefort

El libro de memoria de la condesa de Harrach (1672-1676)

Notizbuch. Johanna Theresia Harrach.  El jueves pasado fue uno de esos días en los que ir al archivo merece la pena. Entre los documentos que había pedido me encontré con el curioso libro de memoria o Notizbuch que la condesa de Harrach escribió durante los años 1672 y 1676. El librito, de tamaño cuarto, está bellamente encuadernado con tapas decoradas con relieves. En la portada aparece el retrato oval de Leopoldo I y en la contraportada el de la emperatriz Margarita, lo que hace suponer que podría haber sido un regalo de los emperadores antes del fallecimiento de Margarita en marzo de 1673. Johanna Theresia Harrach apenas había escrito unas líneas en su librito cuando su “ama” falleció y entre las primeras anotaciones figuran el número de veces que se había confesado en el año 1672: cincuenta y tres.

En previsión de que allí le daría buen uso, la condesa se llevó el librito a Madrid, a donde viajó en el verano de 1673 con su marido e hijos para cumplir con la embajada que el emperador Leopoldo I les había encomendado. Mes a mes y de forma escueta fue anotando aquello que de una u otra manera necesitaba fijar en el papel: cuentas de los vestidos que debía encargar a sus hijos o de los pantalones de dormir que tenía que mandar hacer para su marido, salarios a pagar al ama de cría o a los criados que le servían en su casa de la Plaza de la Cebada, o las curas que habían recibido sus hijos y cómo éstos habían reaccionado ante ellas. 

A veces, tras las anotaciones siguen varias páginas en blanco. El mes de febrero de 1674 presenta trece páginas sin nota alguna y el mismo aspecto presenta el mes de marzo de 1675, en el que apenas anotó algunas cuentas, entre ellas la correspondiente al baldaquino de la cama de su hijo Franz Anton. Demasiadas cosas debía dejar a la memoria la condesa de Harrach dado el poco uso que hizo algunos meses de su librillo… acaso se creía tan audaz y despierta que podía desafíar no sólo al despiste diario sino también al más duradero y temible olvido. O es que quizás tenía mucho que olvidar y realmente se propuso hacerlo: en el libro no hay ni rastro de la muerte de su hijo recién nacido… No consideró necesario anotar tal desgracia, por otro lado, difícil de olvidar. Inolvidable pero en otro sentido fue también el nacimiento de su hija Rosa Ángela el 23 de febrero de 1675 en Madrid, un acontecimiento que anotó en su librillo no una sino dos veces.

Apasionada del chocolate, en septiembre de 1674, Johanna anotó una receta que merecía fijar en la memoria. Se trata de la receta de chocolate que le dio su amiga Francisca Manrique y que Bianca Lindorfer publicó en su tesis (Lindorfer: Cosmopolitan Aristocracy and the Diffusion of Baroque Culture, 2009, EUI Florence): “Abschrift wie die Manrique die chocolate machen last, auff 50 lt cagau 32 lt zúcker, ein halbss lt zimet 2 unzen pfeffer und 120 beinillas….”. Seguía la receta: “und wass man von indianischer der zúe will dúen es bicädt zu machen ers auff die lezt reibt manss trúndler wie aúch die Weinillas, den goco zú resten ist die krest kúns daz er sich nit an brendt”. Francisca Manrique mandaba hacer el chocolate al por mayor mezclando cacao, azúcar, canela, pimienta y vainillas. “Y si se quería hacer a lo indiano”, es decir, picante, había que rallar la pimienta y las vainillas por encima y cocerlo…, y añadía: “gran arte es no quemarlo”. Imagino que cuando regresó a Viena, Johanna Theresia abriría muchas veces su librito de memorias por esta página para recordar una y otra vez cómo debía hacer el chocolate o quizás nos estemos equivocando y Johanna se supiera de memoria la receta… y este librillo, que la condesa no continuó en la capital imperial, quedara olvidado en alguno de sus escritorios indianos…

 

Agradezco a Andreas Hutterer su ayuda con el alemán de Johanna Theresia Harrach.

Bibliografía:

Sobre la difusión del chocolate en Europa Central: Bianca Lindorfer: “Discovering taste: Spain, Austria, and the spread of chocolate consumption among the Austrian aristocracy, 1650–1700”, Food and History, 7.1, 2009, pp. 35-51.

Las embajadoras del Imperio y el ceremonial en la corte de Madrid (1650-1700)

Abraham de Wicquefort, escribió en 1681 que el ceremonial jugaba un rol esencial en la embajada. Efectivamente, cuando el célebre diplomático holandés hizo esta afirmación, el ceremonial de los embajadores se había convertido pieza clave de la representación diplomática.

El ceremonial era muy importante, sin embargo en la corte de Madrid no existía una normativa claramente definida que regulara el tratamiento, entrada, recibimiento del embajador. El ceremonial que seguían los embajadores se basaba, por un lado, en la norma generalmente aceptada de que el “inferior” debía ceder el paso o dar la precedencia (o dar la mano derecha) al “superior”. (Por ejemplo, en la corte de Madrid, el nuncio y el embajador del Imperio tenía la precedencia por encima de los demás embajadores). Y, por otro lado, el ceremonial del embajador se regía por la costumbre: los privilegios ceremoniales obtenidos por un embajador en el trascurso de su embajada sentaban precedente (fue el caso del marqués de Grana). Su sucesor en la embajada debía conservar estos privilegios ceremoniales, no perderlos y procurar ganar derechos nuevos.

Sin embargo, no me ocuparé aquí de los problemas ceremoniales de los embajadores del Imperio sino de los de sus esposas, las llamadas “embajadoras”. Los conflictos de precedencia que las embajadoras tuvieron con la camarera mayor de la reina en la segunda mitad del siglo XVII nos ayudan a comprender mejor el funcionamiento de la diplomacia imperial en la corte de Madrid.
Tras las paces de Westfalia, las esposas de los embajadores cobraron protagonismo en las cortes europeas y este reconocimiento les llevó a reclamar derechos ceremoniales.

Como figuras relativamente “nuevas”, las embajadoras del Imperio tuvieron que integrarse en el ceremonial que regía la Casa de las reinas. Esta nueva circunstancia provocó que las embajadoras tuvieran conflictos de precedencia, no con otras embajadoras, sino con las mujeres que servían a la soberana, en concreto con la mujer más importante de la misma: La Camarera Mayor de la reina.
La Camarera Mayor de la reina era una mujer viuda que debía servir en todo momento a la soberana; su oficio y el ceremonial que lo acompañaba estaba escrito en las etiquetas. Su cargo, además, no sólo era de servicio, sino que también tenía un cariz político, ya que al estar cerca de la soberana podía influir en ella. La embajadora aspiraba a lo mismo para favorecer los negocios diplomáticos de su esposo; de ahí que la disputa de la precedencia tuviera un trasfondo político.
Como representante de la majestad de la emperatriz, la embajadora consideraba que debía estar por encima de la Camarera Mayor. Estos conflictos entre la camarera y la embajadora se sucedieron en la corte de Madrid hasta mediados del siglo XVIII, cuando el ceremonial de las embajadoras quedó asentado en las cortes europeas.

La embajadora que inauguró estos conflictos de precedencia fue la condesa de Lamberg: en el otoño de 1653 acudió a una comedia en la corte y se le concedió la precedencia con respecto a la camarera mayor de la reina doña Mariana de Austria. Esta precedencia no se continuó, pues en el invierno de ese mismo año, la camarera mayor le quitó la precedencia a la embajadora. Humillada, la embajadora le comunicó el incidente a su marido, que emitió un memorial al rey Felipe IV protestando por el trato que se había dado a su esposa. Argumentaba el conde de Lamberg, que en tiempos de la emperatriz María, en la corte de Viena, la camarera mayor de la emperatriz nunca había precedido a la embajadora de España en Viena y que ese mismo trato de igualdad debía darse ahora a la embajadora del Imperio en Madrid. Lamberg añadió que la predecesora de su mujer en la embajada, la marquesa de Grana, había tenido la precedencia frente a la camarera mayor de la reina Isabel de Borbón.

El conflicto de precedencias de la embajadora y las demandas de Lamberg, se produjeron en un momento delicado: en julio del 54 falleció Fernando IV, el sucesor de Fernando III. Leopoldo I, su hermano, fue coronado rey de Hungría en 1655, Fernando III necesitaba apoyos para asegurar la sucesión en su hijo Leopoldo, entre ellos, los de Felipe IV. Felipe IV no quiso ceder en el asunto de las precedencias y en 1655 resolvió el conflicto dando la razón a la camarera mayor: respondió a Lamberg que la camarera mayor, para mejor servir a la soberana, tenía que estar cerca de ella. (Noviembre del 55). Lamberg insistió en la necesidad de reconocer la precedencia a su mujer porque de otra manera se atacaba a la dignidad imperial y que de ello se sacarían “infinitas consecuencias”. En el 57 falleció Fernando III y Leopoldo I le sucedió en el trono imperial; recién ascendido, el nuevo emperador se plegó a los dictados diplomáticos de su tío Felipe IV, y, por ello, no volvió a reclamar la precedencia de su embajadora; aceptó, en cambio, que la embajadora de España en Viena precediera a la primera dama de la emperatriz.

La condesa de Pötting, en 1663 tuvo más suerte. Los condes de Pötting llegaron a Madrid para negociar el matrimonio de la infanta Margarita con Leopoldo. El rey Felipe IV se mostró muy proclive a cumplir con las propuestas diplomáticas del conde de Pötting, por tanto, en la primera audiencia pública que tuvo la embajadora, la camarera mayor excusó su presencia fingiendo un catarro, según se lo había ordenado Felipe IV. La muerte de Felipe IV (1665) y el ascenso de Mariana de Austria a regente de la monarquía durante la minoría de edad de su hijo Carlos II, abrió una nueva etapa en el conflicto de precedencias. La casa de la reina y las mujeres que la componían ganaron poder en la corte. La boda de la infanta Margarita que estaba negociando el conde de Pötting comenzó a peligrar pues la infanta tenía derechos sucesorios y el rey niño Carlos II sólo tenía cuatro años. La embajadora, la condesa de Pötting, trató de acercarse más la reina pero sin éxito. Un nuevo conflicto de precedencias se generó en la Casa de la reina pero no entre la embajadora y la camarera, sino entre la Camarera y el aya. Ambas mujeres eran representantes de distintas facciones que se disputaban el poder en la corte de Madrid.
En estos tiempos convulsos, doña Mariana, en contra de las etiquetas y de la resolución del Consejo de Estado, otorgó la precedencia al aya de Carlos II, con la que mantenía una estrecha amistad política y personal; dejando a la camarera y a la embajadora en un segundo plano. El aya lideraba la facción del valido de la reina: Nithard.

El embajador imperial, el conde de Pötting, logró finalmente concluir la boda de Margarita con Leopoldo I. A finales de 1666 llegó la infanta a Viena. Margarita dio la precedencia en Viena a su embajadora frente a su camarera mayor, tal y como se lo había pedido su madre doña Mariana. Fue entonces, en 1667, cuando el conde de Pötting, a instancias del emperador Leopoldo I, reclamó la precedencia para su esposa en la corte de Madrid, sin éxito. Pötting no gozaba del favor de la reina, de ahí que doña Mariana no otorgara la precedencia a la condesa y mantuviera la precedencia de el aya.

Las cosas cambiaron en 1673 cuando llegó a Madrid el conde de Harrach y su esposa para sustituir al matrimonio Pötting. Doña Mariana de Austria era muy amiga de la condesa de Harrach, Juana Teresa (había sido su dama en tiempos de juventud) por lo que en su primera audiencia pública le dio la precedencia ordenando a la camarera que fingiera estar enferma ese día. Estos privilegios ceremoniales fueron bien aprovechados políticamente por la condesa de Harrach. En las siguientes ceremonias no tenemos constancia de que el conde de Harrach reclamara la precedencia de su mujer, seguramente porque doña Mariana le dio la precedencia a Juana Teresa siempre que pudo. Además, la camarera mayor, la marquesa de Villanueva de la Valdueza tenía una buena relación personal y política con la condesa de Harrach, lo que quizás propició esta buena sintonía y equilibrio ceremonial entre 1673 y 1676, fecha del fin de la embajada de la condesa de Harrach.

Las siguientes embajadoras, las condesas de Trautson y Mansfeld, tuvieron que hacer frente a circunstancias adversas: El exilio de doña Mariana en Toledo y la posterior llegada de María Luisa de Orleáns a la corte, les impidió siquiera luchar por la precedencia. La condesa Lobkowicz (anterior condesa de Pötting), en los años 90, en cambio, fue muy bien recibida en la corte de Madrid, aunque el deterioro de la labor diplomática de su marido (luchaba por la candidatura del Emperador en la cuestión sucesoria), provocó que, poco a poco, perdiera estos privilegios ceremoniales de los que había disfrutado en su entrada pública. La reina Mariana de Neoburgo, concedió siempre la mano derecha a su camarera mayor, la poderosa condesa de Berlips.

Similar destino tuvo la segunda condesa de Harrach, María Cecilia, a la que la reina trató con poca condescendencia. El poco éxito de Luis Harrach en la corte de Madrid fue reflejo de esta desatención ceremonial brindada a la embajadora del Imperio entre los años 1698 y 1699. Sin embargo, tras la caída de la condesa de Berlips y los cambios en la casa de la reina acontecidos en el siglo XVIII (llegaron los borbones), la figura de la embajadora vio su poder ceremonial, por fin, asentado en la corte de Madrid.

Efectivamente, como afirma Luis Tercero Casado, estos conflictos de precedencia son barómetros que miden las relaciones diplomáticas entre la monarquía española y el Imperio. En muchas ocasiones son reflejo de las desavenencias políticas entre estas dos potencias tras las paces de Westfalia, pero no sólo, pues desvelan muchos secretos del funcionamiento de la diplomacia en aquella época y de las relaciones que se establecían entre el ceremonial y la política.

El hecho de que la embajadora reclamara la precedencia indica que:
– En las embajadas de la edad moderna, conseguir privilegios ceremoniales como la precedencia, no sólo era reflejo de buenas relaciones diplomáticas sino que era causa de las mismas. Si la embajadora conseguía la precedencia, su marido tenía más asegurado el éxito de su embajada. El ceremonial tenía un gran poder sobre el imaginario.
-La embajadora, como su marido, representaba la política imperial, por lo que su humillación ceremonial era grave asunto diplomático que afectaba al prestigio del emperador.
-La embajadora utilizó todos los recursos que tuvo a su alcance para conseguir la precedencia. En muchas ocasiones, la relación personal con la reina o la de su esposo con el rey era determinante. Ya que, en última instancia, los soberanos eran los que decidían quién debía tener la precedencia, saltándose las normas, las etiquetas y las costumbres cuando lo consideraba oportuno.

Por eso, que la reina o el rey resolvieran el conflicto indica que:
-El rey o la reina no eran “prisioneros de la ceremonia” sino modeladores y “hacedores” de la misma; el ceremonial estaba a su servicio y no ellos al servicio del ceremonial. Al menos en el conflicto de precedencias entre la camarera y la embajadora imperial.
-Para “saltarse la etiqueta y las costumbres” los reyes tenían en cuenta múltiples factores de gran calado diplomático como las relaciones políticas mantenidas con el emperador. En función de cómo estaban estas relaciones, se atrevían más o menos a contravenir las etiquetas de palacio; pues este cambio en el ceremonial podía traer graves consecuencias a nivel internacional.

En definitiva:
– El ceremonial de embajada era tan fluctuante como las propias relaciones entre potencias, de ahí que no existieran etiquetas escritas relativas al ceremonial de los embajadores.
-El ceremonial no sólo confirmaba el poder de un soberano en otra corte sino que ayudaba a conseguir esta confirmación, es decir, el ceremonial no sólo confirmaba un poder ya adquirido, sino que propiciaba la adquisición de un poder quizás aún no conseguido.
-Es de todos sabido que en la corte existía poca diferencia entre el ser y el parecer; para llegar a “ser” era importante “parecer”. Los embajadores reclamaron derechos ceremoniales para sus esposas porque sabían que obtener un buen lugar en la Casa de la reina era una buena estrategia para empezar a “parecer” un embajador con poder en la corte de Madrid.

Estos conflictos de precedencia entre la embajadora y las camareras mayores indican que el ceremonial era un gran arma propagandística que funcionaba con igual eficacia en la Casa de la reina, una institución muy politizada en la segunda mitad del siglo XVII y más durante la regencia de Mariana de Austria.

Fuentes: Archivos austriacos.

Bibliografía: Luis Tercero Casado: “Un atto tanto pregiuditiale a la mia persona”. Casos de conflictos de precedencia entre Madrid y Viena (1648-1659), Obradoiro de Historia Moderna, 21, 2012, pp. 287-307.

Splendid Encounters III. Diplomats and Diplomacy in the Early Modern World. EUI, Florence, 5th and 6th March 2015.

Los días cinco y seis de marzo se celebrará en el European University Institute de Florencia el tercer encuentro de la red Premodern Diplomats, titulado: Diplomats and Diplomacy in the Early Modern World.

Mi intervención se titula: Between discourses and practices: Imperial Ambassadresses in Madrid (1650-1700) y en ella voy a contrastar discursos y prácticas relativos a las esposas de los embajadores en el siglo XVII. Para ello he elegido dos de los manuales de embajadores más importantes de la época: El Embaxador del conde de Roca (1620) y Advertencias para Reyes, Príncipes y Embajadores de don Cristóbal de Benavente y Benavides (1643) en los que se hacía alusión a las mujeres y la diplomacia y, concretamente, a las embajadoras o esposas de embajadores. Estos discursos se pondrán en relación con las prácticas de mujeres concretas: dos de las embajadoras del Imperio en la corte de Madrid en la segunda mitad del siglo XVII, la condesa de Pötting y su sucesora la condesa de Harrach.
Este enfoque microsocial es esencial para descubrir las prácticas de estas dos mujeres, cuyos movimientos se pueden analizar en fuentes directas (las cartas que enviaban a sus esposos) e indirectas: los diarios que redactaron sus maridos durante sus embajadas en la corte de Madrid. El contraste entre discursos y prácticas presenta sorpresas: a veces se complementan y otras se contradicen. En ocasiones las prácticas revelan más que los discursos (temas políticos) o viceversa: los discursos nos informan de aspectos que las prácticas apenas perfilan (como los asuntos ceremoniales señalados en los tratados de Wicquefort, Caraffa y Moser).
Un adecuado contraste de los discursos y las prácticas puede acercarnos al concepto de “embajadora” en el barroco y ayudarnos a respoder la pregunta: ¿Qué significaba “ser embajadora” en el siglo XVII?

Presentación: Embajadoras/Ambassadresses.

Soy doctora en Historia Moderna y actualmente trabajo como investigadora postdoctoral en la Universidad de Viena (IEF Marie Sklodowska Curie 2014). Este blog está destinado a divulgar los resultados de mi proyecto de investigación , titulado: Imperial Ambassadresses between the Courts of Madrid and Vienna: Diplomacy, Sociability and Culture (1650-1700).

«La condesa ya se ha vestido a la española y de incógnito ha ido a visitar a la reina»: Johanna Theresia de Harrach, valida de doña Mariana de Austria y embajadora del Imperio en Madrid.

«La condesa ya se ha vestido a la española y de incógnito ha ido a visitar a la reina». El conde de Harrach, embajador de Leopoldo I en la corte de Madrid escribió estas palabras en su diario el 30 de octubre de 1673. Él y su familia acababan de llegar a Madrid para cumplir con su embajada. Su esposa, Johanna Theresia, era gran confidente de Mariana de Austria. La reina, en ese año de 1674, continuaba al frente de la regencia de la monarquía hispánica, tutelando a su hijo Carlos II de 13 años de edad. Para aquel reencuentro, la condesa se vistió con un traje a la española y se dirigió a palacio en silla de manos. No era la primera vez que vestía de aquella manera, ya que había pasado su juventud en la corte de Madrid. Al día siguiente, su marido hizo lo propio enfundándose el traje español. Con aquel simbólico gesto dio comienzo a su embajada. El conde, el embajador oficial, anotó en su diario una curiosa apreciación: dijo sentirse extraño con tales atuendos a los que su mujer, sin embargo, parecía estar muy acostumbrada. Sorprende que el conde de Harrach hiciera referencia a las diferentes impresiones que el cambio de vestimenta provocó en él y su mujer. El vestido a la española despertó en la condesa «ansias», mientras que en el conde suscitó extrañamiento. Ambas sensaciones reflejan con clarividencia el desarrollo de sus respectivas funciones al frente de la embajada: la condesa desempeñaría su labor de embajadora desde la seguridad que le proporcionaba una sólida amistad con la reina mientras que el conde de Harrach cumpliría con sus funciones diplomáticas desde la rigidez del protocolo institucional; además, el éxito de sus negociaciones dependería del favor concedido por doña Mariana a Johanna.

Ser embajadora en el XVII

Las esposas de los embajadores irrumpieron en la diplomacia moderna con la proliferación de las embajadas permanentes en el XVI, que permitió al embajador llevar a su familia a su destino diplomático. Por otra parte, la consolidación de las monarquías hereditarias dio un nuevo impulso al papel de la mujer en la corte: la reina consorte y madre del heredero empezó a adquirir protagonismo en la sociedad cortesana. El reconocimiento político y ceremonial de las reinas y princesas en la corte fue en paralelo a la valorización de las esposas de los embajadores: su género las convirtió en potenciales favoritas de la mujer más íntima del rey. Fue en el XVII, momento de máximo desarrollo de la sociedad cortesana, cuando las esposas de los embajadores recibieron el apelativo de «embajadoras». Probablemente fue María de Pimentel, madre del famoso Conde-Duque de Olivares, la primera mujer que recibió ese «título». La esposa del embajador adquirió tal relevancia en la corte barroca que reyes y emperadores empezaron a considerar como criterio selectivo el capital dinástico y social de las esposas de sus enviados: damas de alta alcurnia, capaces de entablar una buena relación con la reina de la monarquía a la que iba a ser destinado su marido. Cristóbal de Benavente escribió: «Hoy, lo más ordinario es que les acompañen [las esposas] a las embajadas residentes y en algunas provincias donde el príncipe es casado, puede ser de mucha utilidad la comunicación de las mujeres». Embajador y embajadora debían ganarse la voluntad del matrimonio real mediante la práctica de la disimulación, la fineza y la prudencia. Conquistar el corazón del príncipe y así acceder a los arcana imperii de la corte extranjera era la clave del éxito. Amistad e intimidad con el rey estaban incluso por encima de jerarquías nobiliarias o géneros. Como afirmaba el conde de Pötting en 1670, un enano de la reina podía influir más que todo un embajador del Imperio. En el caso de las embajadoras, el vínculo con la consorte era esencial pero ¿qué ocurría cuando la reina era regente o propietaria?, entonces el poder de la embajadora se redoblaba. El género actuaba como una relación significante de poder. La embajadora ejercía mayor influjo si la reina era propietaria o regente porque, por un lado, en ausencia de rey mayor de edad, los cortesanos se acercaban a única fuente de patronazgo: la reina; y, por otro, la circunstancia vital y legal de la soberana la obligaba a compartir sus espacios y tiempos privados con mujeres nobles de confianza, lo cual no levantaba rumores sobre su moralidad. La importancia de la condesa de Harrach en la corte de Madrid reside en su amistad no con una reina consorte, sino con una regente.

La formación “diplomática” de Johanna Theresia de Harrach

Cuando Johanna llegó por segunda vez a Madrid, tenía una larga experiencia “diplomática”. Johanna había nacido en 1639 fruto del matrimonio del embajador Johann Lamberg y Judith Rebeca von Würben. Desde niña había aprendido lo que era el oficio de embajada en una corte del siglo XVII. Con apenas cinco años de edad, Johanna viajó con sus padres y hermanos a Osnabrück, donde se firmaron las paces que pusieron fin a la guerra de los Treinta Años. En 1653 su padre fue destinado a Madrid. Johanna, que entonces tenía catorce años, entró a formar parte de la cámara de Mariana de Austria. La consorte tenía una edad parecida: diecisiete años. Ambas entablaron amistad. Durante estos años Johanna se convirtió en una de las damas preferidas de la joven reina. Un embajador holandés describió una comida pública de doña Mariana en el transcurso de la cual ésta intercambió confidencias con Johanna: «Mientras la reina almorzaba, tres de sus damas de honor permanecieron de pie justo enfrente de ella. La del medio era la hija de Lamberg, antiguo embajador del emperador. De vez en cuando la reina hablaba con ella». Existían fuertes restricciones para conversar con la consorte durante las comidas públicas, lo que demuestra el trato de favor que la reina brindaba a su “Juana”. Johanna conoció a Fernando Harrach en 1661, cuando éste cumplía con una embajada extraordinaria en Madrid: Mariana de Austria concertó el matrimonio entre los dos en octubre. Tras el enlace, el nuevo matrimonio volvió a Viena. Johanna y doña Mariana iniciaron entonces un fructífero contacto epistolar. Una de las primeras cartas que escribió la reina después de dar a luz al futuro Carlos II, estaba dirigida a la condesa: en el lecho de parida y muy afectada por la reciente muerte del infante Felipe Próspero, doña Mariana escribió una misiva en la que se puede apreciar, por la letra temblorosa y casi ilegible, el trance emocional y físico por el que estaba pasando. Este grado de intimidad apreciado en la carta indica la estrecha relación que existía entre ellas. Desde 1661 hasta 1673 los condes permanecieron en la ciudad imperial. En septiembre de 1665 falleció Felipe IV dejando a su esposa doña Mariana como regente. Un mes después, Johanna escribió en una de sus notas que, respondiendo a las cartas de la reina, se comportaba como una buena «valida»; la condesa utilizó la palabra “valida”, lo cual resulta muy interesante ya que indica seguía siendo una de las favoritas de la reina tras la muerte del rey: su amiga de juventud había dejado de ser consorte para convertirse en tutora y regente de Carlos II. Esta transformación jurídica de la reina resultaría crucial en su vida. Otra prueba de la confianza de la regente fue la carta que ésta le envió en 1666, pocos días antes del viaje de la infanta Margarita a Viena para casarse con el Emperador. Doña Mariana expresó en esta misiva sus miedos ante la posibilidad de que nadie le diera información veraz de la nueva vida de su hija: «Mira, mi Juana, cuando mi hija llegue tienes que contarme todo lo que pase, porque no tengo a nadie que pueda informarme tan bien y tan verdaderamente como tú». En 1673 falleció Margarita, rompiéndose así el vínculo que unía al Imperio y España. Leopoldo quiso renovar fidelidades enviando a un embajador con estrechas relaciones con Madrid: el elegido fue el conde de Harrach. Las razones de este nombramiento son fáciles de adivinar: su esposa. La condesa era la única persona que podía influir en el ánimo de la reina después la muerte de su hija.

La condesa de Harrach: embajadora política del Imperio en la corte de Madrid (1673-1676)

El 26 de octubre de 1673 los condes de Harrach llegaron a Madrid y lo primero que hizo la condesa fue ponerse el traje español, montarse en una silla de manos y visitar a la reina. Doña Mariana le hizo valiosos regalos y nombró menina a su hija Josepha. Esta niña, a la que llamaría cariñosamente Pepa, le recordaba a su hija Margarita. Tras las celebraciones de la Navidad, la condesa inició en el año de 1674 su actividad cortesana como valida de la reina. En este ámbito del favoritismo, su principal competidor fue Valenzuela, hombre de bajo rango que había recibido en marzo de 1673 el cargo de caballerizo mayor. La llegada de la condesa a la corte despertó las suspicacias del encumbrado hidalgo pues ésta le adelantaba en años de amistad y privanza. Las actividades de Johanna se pueden resumir en varios puntos: el intercambio de regalos con otras esposas del entorno imperial, las continuadas visitas a palacio para conversar con la reina, la participación en los actos cortesanos del Alcázar, la negociación de asuntos diplomáticos del Imperio y, finalmente, -en este ámbito competía con el valido- la mediación en la concesión de favores. Apenas seis meses después de su llegada a Madrid, Johanna ya estaba negociando ventas de oficios. La condesa tramitó la venta del virreinato de Indias para el duque de Nájera. Los duques, que seguramente conocían la intimidad política así como la práctica venal de la embajadora, iniciaron su aproximación con las estrategias acostumbradas: el 30 de mayo de 1674 la duquesa de Nájera fue a visitar a la condesa con un curioso presente: un colorido pájaro proveniente de las Indias. Carlos Gómez-Centurión me explicó en el año 2006 que se trataba de un cardenal común, una especie muy apreciada entre la alta aristocracia madrileña. Al obsequiar a la condesa con aquel exótico animal, la duquesa de Nájera logró su objetivo de convencerla para que actuara como intermediaria en la compra del Virreinato. De hecho, cuando el Procurador de la Provincia de Castilla, en nombre del duque de Nájera, fue a visitar al conde de Harrach para pedir su protección en la formalización de la compra el cargo, Johanna ya había hablado con la reina al respecto, ofreciendo a su majestad los 4000 doblones del duque de Nájera, de los cuales 1000 serían para la medianera. El conde se comprometió ante el procurador a lo primero y con respecto a lo segundo (el pago de los 1000), lo rechazó contestando que tanto la condesa como él no exigían intereses por sus servicios, palabras difíciles de creer a la luz de las recompensas recibidas en otras transacciones similares. Estas mediaciones en las ventas de cargos, tradicionalmente asociadas al favorito, no debieron gustar a Valenzuela. En su diario, el conde de Harrach reflejó el desaire que don Fernando le hizo a Johanna: un tarde del mes de junio, el valido invitó a dulces a todas las damas menos a ella. El éxito en las ventas de oficios y los celos de Valenzuela convirtieron a la condesa en una de las mujeres más poderosas de la regencia, y a su esposo en el embajador más influyente. Leopoldo, una vez comprobados los primeros triunfos del matrimonio, se atrevió a negociar la adhesión a la Gran Alianza de La Haya del rey de Dinamarca y varios príncipes alemanes. Holanda, la monarquía hispánica y el Imperio habían conformado la Gran alianza de La Haya en 1673 para detener la invasión francesa de Holanda en 1672. A principios de mayo de 1674 la regente terminó por aceptar a Dinamarca, lo que satisfizo sólo en parte al Emperador, que ese mismo mes volvió a insistir en la necesidad de incluir en la alianza a príncipes protestantes como el duque de Brunswick, el rey de Suecia o el elector de Brandemburgo; lo que le resultaría muy útil para afrontar la presión de los turcos en las fronteras orientales. La iniciativa de la Gran Alianza había correspondido a la regente, por lo que Leopoldo necesitaba su permiso para incluir a nuevos aliados. La supeditación del Imperio a doña Mariana demuestra el prestigio político del que aún gozaba la monarquía hispánica en Europa. A lo largo de todo el mes de mayo, el Emperador pidió encarecidamente a doña Mariana el envío de poderes especiales al gobernador de Flandes y al embajador español en Viena para concluir las alianzas con los príncipes protestantes. La regente se resistió pero al final claudicó. En un despacho del once de julio, Fernando de Harrach agradecía a la soberana la definitiva alianza con Dinamarca y los duques de Brunswick; insistía sin embargo en la conclusión del tratado con Brandemburgo. Seis días después, el conde y la condesa salieron a pasear orgullosos por el paseo del Prado ¿Quisieron celebrar de esta manera su triunfo diplomático? El Prado era el lugar por el que se paseaba la nobleza de mayor abolengo para ver y ser vista. La condesa siguió con sus actividades en los meses de verano: el 23 de agosto de 1674 se hizo una sangría, motivo por el que recibió la visita de varias nobles. En septiembre acudió a la capilla real a conmemorar el aniversario de la muerte de Felipe IV; desde el púlpito de este representativo espacio se lanzaban los más aguerridos mensajes políticos, lo que le permitía estar bien informada. En octubre, la familia Harrach acudió a recibir al nuncio Millini: doña Mariana había elegido al Papa para la medición en el conflicto con Francia tras las fuertes presiones de Leopoldo que deseaba terminar con la guerra contra Francia. Urgía la elección de un mediador que iniciara las negociaciones de paz y ese mediador sólo lo podía elegir doña Mariana, por eso el Emperador se esforzó en mantener una buena relación con la condesa: Johanna empezó a recibir valiosos regalos de la emperatriz Claudia Felicitas. Claudia Felicitas se había casado con Leopoldo I en 1674 sustituyendo a Margarita. Leopoldo quería restaurar fidelidades con su hermana a través de su nueva esposa. La regente estaba muy resentida con su hermano por su rápido casamiento y éste lo sabía, por eso hizo todo lo posible para unir epistolarmente a Claudia y Mariana: la intermediaria en esta misión no podía ser otra que la condesa. Los regalos llegaron igualmente de la red femenina de poder de Johanna, a la que en ocasiones tenía que atender su marido: la condesa de Mortara y la de Aguilar pertenecían a su círculo, así como las duquesas de Medinaceli y de Alburquerque. La de Medinaceli le regaló en octubre de 1675 una esclava morisca. La fecha del presente aporta pistas sobre el poder de la condesa: la duquesa era la esposa del sumiller de corps del rey (Juan Francisco Tomás de la Cerda, futuro primer ministro). Carlos II, en octubre de 1675, estaba a punto de cumplir los catorce años de edad que le capacitaban para gobernar sin la tutela de su madre. El apego que éste tenía a doña Mariana y la condición jurídica de ésta como curadora que le permitiría supervisar las funciones de su hijo hasta los 25 años, habría impulsado a los duques a acercarse a la condesa, íntima de la “nueva” curadora. El matrimonio Medinaceli hizo bien porque tras el cumpleaños del rey y el fallido intento de don Juan de proclamarse primer ministro, doña Mariana prorrogó las funciones de la junta. Leopoldo no desconocía la condición jurídica de Mariana, por eso se atrevió en diciembre de 1675 a ofrecer la mano de la archiduquesa María Antonia a Carlos II. La reafirmación de doña Mariana en el poder aumentó la influencia de los condes de Harrach, más aún cuando Valenzuela concitó el odio de la nobleza en esos primeros meses de 1676. Los Harrach gozaron desde principios de año del cariño político de los cortesanos: en enero, entraron en contacto con la marquesa de la Fuente, Ana Portocarrero, famosa espía de la corte de Francia. Fue la condesa la que recibió a la propincua invitada. Ese mismo mes Johanna atendió la visita de la duquesa de Alburquerque y su hija. La duquesa era la esposa del mayordomo mayor de Carlos II: Alburquerque había convencido al joven Carlos II para que expulsara de la corte de don Juan, que se había presentado en palacio el mismo día en el que el monarca cumplía la mayoría de edad. Seguramente, la duquesa visitó a la condesa con la intención de renovar fidelidades con el grupo de poder liderado por los condes de Harrach. Johanna no dudó en demostrar su alta posición en esta visita. Argumentando que se encontraba indispuesta, recibió a las dos invitadas en su dormitorio y en la cama, cual auténtica valida. Esta era la forma de recibir que tenía Valenzuela. El simbólico gesto reforzaría su imagen de favorita de doña Mariana. Valenzuela, acosado por la nobleza, se ausentó de la corte en los meses de marzo y abril. La condesa continuó alimentando su red de poder: a finales de mayo acudió a visitar a la duquesa de Medinaceli, cuyo esposo estaba cada vez más descontento con el “duende”. ¿Llegaría a oídos de la condesa la conspiración que estaba preparando el duque? Probablemente no, porque de saberlo se lo habría comunicado a la reina. Johanna continuó en ese año de 1676 con la mediación en la venta de cargos, lo que demuestra una vez más la operatividad de la curatela de doña Mariana. A mediados de ese año, la favorita de la curadora consiguió una plaza de cuestor para un miembro de la familia Calderari y favoreció la concesión del Toisón de Oro al cuñado de la marquesa de Mancera, esposa del mayordomo mayor de la reina. La marquesa acudió personalmente a agradecer la mediación de tan alta merced a la casa de los condes de Harrach, situada en la representativa plaza de la Cebada. Por motivos que se desconocen, la condesa y sus hijos iniciaron los preparativos del viaje de vuelta a Viena: el tres de septiembre, Johanna partió de Madrid con numerosos regalos para la familia imperial; el conde, sin embargo, se quedaría un año más en Madrid. Johanna y la reina retomaron su relación epistolar: en octubre doña Mariana le escribió estas significativas palabras: «No puedes imaginar lo sola que me siento sin ti».

Johanna Theresia de Harrach: embajadora cultural de la monarquía hispánica en Viena (1677-1716)

Johanna llegó a Viena en diciembre de 1676. Dada su condición de esposa del embajador del Imperio en Madrid debía elegir un sitio apropiado a la representación de su estatus, por eso se instaló en un impresionante palacio situado en el Freyung. Pronto empezó a realizar y recibir numerosas visitas, y a acudir todos los actos cortesanos. La condesa volvía a su casa a las nueve o las diez de la noche. Su solitaria carroza, rodando por las oscuras calles de Viena, se convirtió en un símbolo de su extenuante actividad cortesana. El conde volvió a Viena en 1677: el destierro de doña Mariana a Toledo le obligó a volver a la ciudad imperial. La condesa no dejó de recibir cartas de doña Mariana. Comenzó entonces una nueva etapa en su vida: desde entonces actuaría como embajadora cultural de la corte española en Viena. Los condes de Harrach, y en especial Johanna, contribuyeron a la introducción de las costumbres españolas como el consumo de chocolate, cebollas y tomates. Igualmente, llevaron a Viena las obras de Calderón, ediciones de El Quijote, obras de arte y muebles indianos. En sus últimas cartas, doña Mariana no dejó de informar sobre las novedades de la corte. En diciembre de 1695 mostró su preocupación por el apego de su nuera, Mariana de Neoburgo, a la Berlips, la camarera alemana (formaban parte del partido imperial que pretendía que la sucesión recayera en el Emperador y no en los archiduques de Baviera). Doña Mariana, que lideraba el partido bávaro que defendía la candidatura de su bisnieto José Fernando de Baviera, no aprobaba la amistad de su nuera con la Berlips, a la que no pensaba en honrar con una visita: «Bien creo que de la Berlips escriben mil cosas allá, […] en todo este tiempo aun no he puesto los pies en su posada. La reina [la Neoburgo] no sale en todo el día de allí, aun cuando estuvo enferma». En otra de sus cartas, tres meses antes de morir, doña Mariana se lamentaba el sarampión de la hija de la condesa y unos renglones más abajo le anunciaba la llegada del nuevo embajador español destinado al Imperio: Castelrodrigo, un hombre con poca experiencia pero con voluntad. Doña Mariana le pedía a su amiga que lo recibiera como correspondía, y terminaba doliéndose de la falta de sucesión, asunto de capital importancia en Europa: «Mi hija [la Neoburgo] se quiere ahora sangrar y purgar por prevención, espero le irá muy bien con ello, harta lástima es que no acabe de estar preñada, como necesita la sucesión». Doña Mariana, a las puertas de la muerte, seguía confiando sus preocupaciones a su querida condesa, a la que llamaba afectuosamente:  «Mi Juana» y de la que se despedía con estas palabras «Soy siempre tu clemente reina y señora».

 La condesa de Harrach, excepcional pero no única

La historia de las relaciones diplomáticas en la Edad Moderna debe reflexionar sobre las mujeres en las embajadas. Expertos en historia diplomática han tratado el tema tangencialmente en función de la documentación encontrada, muchas veces escasa e insatisfactoria. Hugon ha señalado que las mujeres tenían un espacio limitado en el juego diplomático y que sólo en situaciones de excepción se puede detectar su “intrusión” en las negociaciones bilaterales; como ejemplo ha presentado las negociaciones de la marquesa del Mirabel, esposa del embajador de España en Francia, que llegó a actuar como regente de su esposo durante un viaje de éste a Flandes. Por su parte, Bély se ha preguntado si acaso la mariscala Guébriant no fue la única “embajadora” de la Edad Moderna ya que parece que sólo ella llevó instructions, pruebas de su misión oficial en Polonia. Llevar papeles podía ser una condición indispensable para ejercer oficialmente como embajador pero no para desarrollar una actividad diplomática, porque en la sociedad cortesana las conversaciones no escritas y la comunicación oral y visual funcionaban igualmente como vías legítimas de poder. En este ámbito, las mujeres tenían mucho que “decir” y, por supuesto, que ver y oír. Por algo el buen espía en la Iconología de Ripa (1630) se representaba con una capa cuajada de ojos y orejas. ¿Acaso el embajador no era el mejor espía como han indicado los más afamados historiadores de la diplomacia? La Razón de Estado, en la obra de Ripa, aparece representada como una mujer cubierta con una túnica semejante a la del espía; e Isabel I de Inglaterra, en el Rainbow portrait, luce igualmente un vestido bordado de ojos y oídos para escuchar, ver y, si se terciaba, hablar, haciendo buen uso del arte de conversar. El ejemplo de la condesa es excepcional pero no único. La estrecha amistad que Johanna estableció con una regente que, en 1674 ya había consolidado su poder como tal, fue determinante para su destacable carrera; sin embargo, la condesa dista mucho de ‘no ser representativa’. Numerosas mujeres cumplieron con sus respectivas embajadas como esposas de diplomáticos. Sus estrategias de acción fueron similares a las de Johanna: mediaciones, conversaciones o representaciones con la adecuada utilización del lenguaje gestual y visual acostumbrado en la corte; sin olvidar que la identidad de género favorecía la relación íntima de estas embajadoras con la reina. Compartir experiencias tales como la maternidad permitía la forja de amistades y la construcción de solidaridades de género que difícilmente se podrían producir entre una reina y un embajador varón. Para descubrir a estas mujeres es necesario indagar en fuentes tradicionalmente poco consideradas por la historia de la diplomacia: diarios, cartas o imágenes que confirman la presencia activa -y quizás más independiente de lo que se podría imaginar- de agentes femeninos en el entramado diplomático europeo; el conde de Pötting visitó a la embajadora inglesa durante las negociaciones de la paz entre España y Portugal en las que Inglaterra era mediadora; mientras que el conde de Harrach visitó a la embajadora de Dinamarca con el objetivo de conseguir la inclusión de la corona danesa en la Gran Alianza de la Haya. Cristóbal de Benavente, consejero de Guerra y ex embajador en Venecia y Francia, publicó en 1643 su obra Advertencias para Reyes, Príncipes y Embaxadores. Su juicio sobre las esposas de los embajadores a las que llama embajadoras no deja lugar a la duda sobre la confianza que sus esposos depositaban en ellas: «Yo dejaría al prudente juicio del embajador que reconozca si tiene mujer de capacidad tal que le puede comunicar sus cuidados y más secretos pensamientos, teniéndole por consejera o compañera en tan peligroso oficio como es el de embajador, que muchas mujeres ha habido muy capaces de secretos y de prudencia varonil» y continuaba: «Mujeres han sido enviadas muchas veces, y negociado felizmente con gran utilidad de la república. Entre príncipes conjuntos en sangre ninguna persona es más a propósito que ellas para confirmar voluntades y más si son madres, hijas y hermanas». Considero que el análisis detallado de cada uno de los casos de esposas de embajadores en las cortes barrocas, demostrará que la acción de los matrimonios de embajadores se basaba más en la complementariedad de las estrategias de ambos cónyuges que en la supuesta dependencia de la embajadora de su marido. En un contexto historiográfico en el que la historia de género aboga por el estudio de las identidades compartidas en vez de enfatizar la diferencia-dependencia, esta hipótesis (que puede parecer arriesgada) cobra todo su sentido. El matrimonio de los condes de Harrach representa esta diplomacia conyugal, y la ‘excepcional’ Johanna Theresia sólo es un ejemplo más de aquellas mujeres imaginadas y reconocidas por el audaz don Cristóbal.

Palacio Harrach. Viena.

Para saber más:

-Susanne Claudine Pils: Schreiben über Stadt. Das Wien der Johanna Theresia Harrach (1639-1716). Wien, 2002.

– Elke Meyer: Die Reise Tagzettel der Johanna Theresia Harrach. Diplomarbeit, Wien, 2013.

– Gloria Franco Rubio y María Ángeles Pérez Samper (ed): Herederas de Clío. Mujeres que han impulsado la Historia. Homenaje a María Victoria López-Cordón Cortezo. Sevilla, 2014.

El texto de esta entrada está publicado en el libro editado por Gloria Franco y María de los Ángeles Pérez Samper. Esta obra se publicó en febrero de 2014.

Y…. consultar los archivos vieneses.